Entorno de su fundación

La riqueza social y el proyecto de comunidad surgido en Matamoros por el próspero puerto aparecido a la independencia de México, que pronto tuvo importancia y trascendencia en la vida de esta parte de América y que logró conformar una interesante comunidad, ofreció posibilidades de crear un centro de estudios superiores, con el que se pretendió cubrir el noreste mexicano y que concretizó el liberal gobernador Juan José de la Garza, el mismo año en que había decretado zona libre, el 15 de septiembre de 1858.

Así nació el Colegio Literario de San Juan llamado posteriormente Instituto Literario San Juan y a partir de 1890 Instituto Científico y Literario Juan José de la Garza que empezó su construcción en el año de 1828.

 

Tuvo como primer director al párroco Juan Pedro Fernández, y que fue un centro de enseñanza que, con todo y su accidentada y corta existencia (1859-1913), dio pie a que floreciera la cultura en Matamoros y se genera, entre otros órdenes de la vida del hombre, un nivel artístico en el campo de la literatura, el primero habido en Tamaulipas, cuyos protagonistas luego tuvieron proyección en todo el Tamaulipas y Nuevo León, al tener que dejar Matamoros los escritores por su prolongada y creciente crisis económica, especialmente en la última década del siglo XIX y la primera del XX.

Algunos referentes son Juan B. Tijerina, Celedonio Junco de la Vega y Manuel Barrero Argüelles; pero también fue el caso de historiadores como Adalberto J. Argüelles, abogados como Guadalupe Mainero, políticos como Joaquín Argüelles de los Santos Coy. Claro que todo este ramillete de personalidades tuvieron de apoyo a hombres serios e instruidos, profesionistas y maestros de la talla de José Solernau, Manuel Carpio, Antonio Núñez de Cáceres, Manuel Feliciano Rodríguez Brayda y José Arrese, la mayoría de ellos directores de este florido centro de enseñanza, ampliamente reconocidos en su época por su trayectoria de servicio. Es decir, a través de este centro de enseñanza este pueblo legitimó sus aspiraciones, producto éstas del hecho de ser dueña de un proyecto y una historia extraordinaria.

 

 
Y, así como el tocó se la máxima expresión del Matamoros heroico, también le tocó cerrar ese bello siglo que vio nacer al desaparecer a la llegada de la Revolución Mexicana.
 

 

El Instituto Literario Juan José de la Garza no se menciona ya que cerró en 1913, quedándose Matamoros a partir de esa fecha sólo con el servicio de educación básica hasta 1931, que se creó la Secundaria Federal No. 13, después de haber estado abandonado el edificio por varios años y dada una cláusula indicaba como condición, que el inmueble fuera usado sólo como institución educativa, ya que en caso de no ser así, los sucesores de las señoras María de Jesús y Vicenta Cruillas y los del Coronel Francisco Lojero y del General Francisco Ávalos recuperarían el inmueble.

En los años cincuenta se remodeló el edificio integrándose nuevamente la segunda planta que en los años que se mantuvo olvidado había sido destruida, y a la vez se actualizó la fachada dándole un aspecto moderno para esa época.

En el mes de noviembre de 1994, siendo entonces Presidente Municipal de Matamoros, el Lic. Tomás Yarrington Ruvalcaba, declaró al inmueble edificio histórico, por lo que se inicia una nueva etapa de remodelación, y el 12 de diciembre de 1995 se reabren las puertas del Colegio de San Juan con el agregado de Siglo XXI, posteriormente, ya siendo Gobernador del estado el mismo Lic. Tomás Yarrington Ruvalcaba, en el año de 1999 apoyó para que este edificio centenario recuperara su señorío que décadas antes había lucido.

 
Este mismo año se inicia el proyecto de la escuela superior de música iniciando actividades, aún estando el edificio en remodelación.
 

vBulletin statistic